El estilo nórdico

El blanco, hilo conductor

Uno de los elementos característicos dentro del estilo nórdico
es el uso del blanco en la decoración, se utiliza buscando que el interior de las casas se ilumine y que el sol pueda entrar a inundar cada rincón.

El blanco hará brillar las habitaciones, aportando sensación de amplitud, lo que lo convierte además en un recurso ideal para espacios pequeños.



Funcionalidad

Otra de las particularidades de este estilo son sus líneas sobrias y depuradas y la funcionalidad de los espacios.

Debes evitar los elementos superfluos, sin utilidad y que restan amplitud a los interiores.

Los materiales como la cerámica, la madera o el vidrio siempre están presentes en la decoración de estilo nórdico, bien a través de complementos como jarrones o de elementos de mobiliario.



No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado